No celíacos

No celíacos

Como todo buen anfitrión, eres tan bienvenido como los que sí son celíacos 😉

Se me ocurren 3 motivos por los que te pasas por aquí (seguro que hay muchos más porque hay gente para todo 😅):

📌

Posiblemente lo sea un familiar/amigo cercano. Gracias por interesarte por él/ella. Tu apoyo es fundamental y dedicar tu tiempo a informarte sobre cómo convivir con la enfermedad y aprender qué puedes hacer tú, ya dice mucho de ti 🤗

📌

Tienes sensibilidad al gluten no celíaca o llevas un tiempo notando que el gluten no te sienta bien, aunque todavía no has conseguido tener un diagnóstico de lo que te pasa. Mucho ánimo en este proceso. A veces puede resultar frustrante y agotador. No desesperes. El diagnóstico es clave para poder aplicar un tratamiento certero y efectivo 🧘🏻‍♀️

📌

Si no se cumple ninguna de las anteriores y estás leyendo esta página simplemente porque te interesa conocer algo más sobre la enfermedad celíaca, queremos darte las gracias, hacerte la ola 🙌 y decirte que eres un poco raro, y que nos encantas por ello 😉 Gracias por tu empatía hacia este colectivo 👏

Antes de empezar, pégate un bailecito y seguirás leyendo con más buen rollo 🎉
Antes de empezar, pégate un bailecito y seguirás leyendo con más buen rollo 🎉

Empezamos. Hay 5 cosas esenciales que debes saber sobre la celiaquía:

  1. La enfermedad celíaca es eso. Una enfermedad, y es crónica. (más información aquí) No se escoge por voluntad, ni por moda, ni por probar a ver qué gustirrinín te da. Parece obvio. Pero es importante darte cuenta de ello. Incluso si te fijas muy bien, serás capaz de ver una mochilita invisible que llevan los celíacos y sus familiares más cercanos.
  2. El gluten es peor que el matarratas. La celiaquía afecta al sistema inmunitario cuando se consume la más mínima cantidad de gluten (proteína presente en cereales como el trigo, avena, cebada, centeno, espelta, kamut y derivados). Más allá de molestias, dolores, hinchazón o diarrea, que son efectos “palpables” casi al instante, al celíaco también se le pone en marcha un proceso, totalmente oculto a nuestros ojos, que debilita sus defensas y aumenta las probabilidades de desarrollar otras enfermedades. Así que es dañino por fuera y por dentro. Por eso es tan importante llevar una dieta sin gluten mega estricta. Olvídate de que los celíacos son unos exagerados, maniáticos o que quieren llamar la atención todo el rato. Digamos que el gluten para los celíacos es como la kriptonita para Superman. Cuanto más lejos, mejor.
  3. Las famosas “trazas” y “contaminación cruzada”. El gluten es imperceptible a nuestros ojos, como los virus. Y se esparce que no veas. ¿Os suena? 😷 Resulta que vivir sin consumir productos que lleven gluten estaba chupado. Así que entraron en juego lo que se llama “trazas” y “contaminación cruzada”. Son aquellas pequeñas partículas que pueden cruzarse por el camino en cualquier momento. Algunos ejemplos: usar los mismos utensilios de cocina para preparar un plato que lleve gluten con uno que no, coger con las manos un bocadillo de pan con gluten y luego uno sin para dárselo a tu hijo, o usar el mismo horno para cocinar platos con y sin gluten, con el ventilador activado. Todo facilidades 😓 Ya veis que la limpieza y el cuidado es vital. Alguien vio que esto ya complicaba lo suficiente y de momento lo han dejado ahí.
  4. “Sin gluten” no es lo mismo que “apto”. Que un plato se presente como “sin gluten” en la carta de alérgenos de un restaurante no significa que sea apto para celíacos (aquí te lo explicamos más en detalle). Significa que el plato no contiene producto con gluten, peeeeero no es garantía de que controlen la contaminación cruzada (ahora ya sabéis qué es 😉). Siempre hay que consultar e informar de que hay un celíaco en la mesa. Para que vayan con extra-cuidado en todo el proceso. Como si fuéramos VIPs, pero sin quererlo.
  5. Cariño y empatía. Por muchas precauciones a tomar o limitaciones que tenga una persona celíaca, todo se puede afrontar si se tiene la comprensión y el apoyo del entorno más cercano. También de la sociedad, hostelería, empresas, sistema educativo… Nadie escoge ser enfermo crónico, así que sentirse acompañado es la mejor manera de vivir. Y que no te dé reparo preguntar al celíaco. Muéstrale interés, consúltale cómo cocinar algo si estás montando una comida en tu casa… Los celíacos o familiares necesitamos sentirnos seguros, así que estamos encantados de dar todos los detalles para disfrutar y centrarnos más en la compañía y la sobremesa, que en preocuparnos de cómo ha sido preparado todo.

Como cualquier enfermedad, hay mucho más que todo esto, pero hemos preferido simplificar, que si no os perdemos por el camino 👋🏻 Os damos las gracias de nuevo por pasaros por aquí. Y si sois unos motivados y queréis contarnos algo sobre vosotros, ésta es también vuestra casa. Cuéntame tu historia por aquí.